Mientras leía el gran Decálogo del Periodista escrito por Tomás Eloy Martínez y publicado ayer por su Fundación, pensaba, por un lado, en cuán vigente permanecen sus palabras; pero además imaginaba en cómo este texto se adapta tan bien al uso de las nuevas plataformas y herramientas digitales de las que dispone hoy el periodista para hacer su trabajo.

Comparto algunas ideas:

1) El único patrimonio del periodista es su buen nombre. Cada vez que se firma un artículo insuficiente o infiel a la propia conciencia, se pierde parte de ese patrimonio, o todo. // Hoy más que nunca la correcta gestión de nuestra reputación on line tiene un enorme valor para el correcto ejercicio de la profesión. Qué decimos y cómo nos mostramos, por ejemplo, en las redes sociales también genera un impacto sustancial en la credibilidad de lo que hacemos profesionalmente.

2) Hay que defender ante los editores el tiempo que cada quien necesita para escribir un buen texto y el espacio que necesita dentro de la publicación.// Cuando los editores o dueños de medios digitales, sólo priorizan el “ya y ahora” y dicen que no hay tiempo para generar proyectos como los especiales o documentales multimedia, están precarizando la calidad de estos contenidos.

3) Una foto que sirve sólo como ilustración y no añade información alguna no pertenece al periodismo. Las fotos no son un complemento, sino noticias en sí mismas. // Las fotos, y la grandiosa posibilidad de compartirlas a todo el mundo a través de plataformas digitales en pocos minutos, hoy más que nunca son una noticia en sí misma. Sino qué decir de la foto del avión que aterrizó en el río Hudson hace varios años y fue primero publicada en Twitter. Luego vendrían terremotos, tsunamis y decenas de protestas sociales donde las fotos compartidas en el momento, han sido la punta del iceberg de coberturas periodísticas impactantes.

4) Hay que trabajar en equipo. Una redacción es un laboratorio en el que todos deben compartir sus hallazgos y sus fracasos, y en el que todos deben sentir que, lo que le sucede a uno les sucede a todos. //Hablar de trabajo en equipo y de una redacción como laboratorio son palabras de un hombre con una visión vanguardista y novedosa que nos transporta a la imperiosa necesidad actual del trabajo multidisciplinario y multiplataforma en las redacciones de cualquier medio.

5) No hay que escribir una sola palabra de la que no se esté seguro, ni dar una sola información de la que no se tenga plena certeza. // Premisa esencial del periodismo hoy refrendada por la facilidad que tiene la audiencia de verificar nuestros dichos y criticarnos desde cualquier canal digital cuando estamos equivocados.

6) Hay que trabajar con los archivos siempre a mano, verificando cada dato y estableciendo con claridad el sentido de cada palabra que se escribe. // Archivos y datos! Todo al alcance de un clic a través del Periodismo de Datos para fundamentar investigaciones o hallar nuevas historias.

7) Evitar el riesgo de servir como vehículo de los intereses de grupos públicos o privados. Un periodista que publica todos los boletines de prensa que le dan, sin verificarlos, debería cambiar de profesión y dedicarse a ser mensajero. // No importa la plataforma desde donde se publique, ser crítico con la información que nos llega nos hace creíbles.

8) Hay que usar siempre un lenguaje claro, conciso y transparente. Por lo general, lo que se dice en diez palabras siempre se puede decir en nueve, o en siete. //Los “rulos” estilísticos los podemos dejar para las crónicas narrativas, pero en cualquier otro género o formato, es importante ser directo, “claro, conciso y transparente”. Esto es fundamental en tiempos donde el flujo de información es de un gran volumen y la audiencia tiene menos tiempo para atender a todos los estímulos informativos.

9) Encontrar el eje y la cabeza de una noticia no es tarea fácil. Tampoco lo es narrar una noticia. Nunca hay que ponerse a narrar si no se está seguro de que se puede hacer con claridad, eficacia, y pensando en el interés de lector más que en el lucimiento propio.// Además de encontrar “el eje” de la noticia, en el caso de las plataformas digitales podemos decir que inocular la semilla del pensamiento multimedia a la hora de producir contenidos nos permitirá saber elegir qué contenido será apropiado para ser contado en determinada plataforma. Por ejemplo, una infografía animada seguramente será muy valiosa para mostrar y contar un proceso industrial o científico, cuyo formato resultará más eficaz que un texto plano.

10) Recordar siempre que el periodismo es, ante todo, un acto de servicio. Es ponerse en el lugar del otro, comprender lo otro. Y, a veces, ser otro. // El periodismo es un servicio y hoy, además de la información pura, podemos brindar datos, aplicaciones y todo tipo de herramientas para que la audiencia encuentre en los medios digitales todo aquellos que le brinde ayuda y servicio.

 

2 Responses to Decálogo del Periodista de Tomás Eloy Martínez, más actual que nunca #FelizDiaDelPeriodista

  1. Week-Log.504 dice:

    […] Vanina y el decálogo del periodista de Tomas Eloy Martinez 🙂 […]

  2. Alejandra Beresovsky dice:

    Vanina, podemos estar de acuerdo o no sobre las bondades del trabajo periodístico multiplataforma, pero atribuirle a Eloy Martínez la intención de hacer referencia a esa alternativa con visión de futuro, me parece más una exégesis intencionada, casi te diría irritante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *