Si bien desde hace algunos años se viene hablando de la interacción entre las audiencias en las redes sociales y la televisión, especialmente en las últimas semanas en Argentina llamó la atención el uso de Twitter integrado a los libretos de un programa de ficción. Concretamente cada noche vemos cómo las protagonistas de la novela Guapas tuitean fotos  y comentarios que salen publicados en sus perfiles sociales al mismo tiempo que vemos la escena en TV. La sincronización narrativa del guión con la acción en la red es casi perfecta y se corre la frontera entre lo real y ficcional. Algunos investigadores concuerdan en que esto es apenas una porción de lo que también se llama contenido transmedia: contar historias en paralelo (asociadas o disociadas a la historia original), a través de diferentes plataformas.

 Tuit publicado en el perfil de uno de los personajes de tira Guapas al mismo tiempo q se vio la escena en TV

Más allá de las definiciones, lo que vemos es la reformulación, en diferentes planos, de la producción de los contenidos por parte de los players de la TV y del consumo de los mismos por parte de las audiencias. En el caso de la industria televisiva, ya no basta con que los artistas tengan una cuenta en Twitter y promocionen sus trabajos, o que los canales de TV interactúen con sus televidentes, o que esta audiencia critique, admire o comente en sus perfiles sociales lo que sucede en forma simultánea en la gran pantalla; se hace imprescindible la incorporación de nuevas habilidades y nuevos roles dentro del ámbito de producción de contenidos televisivos y audiovisuales.

Los productores y guionistas tienen la menuda tarea de convertirse en storytellers multi-screen e innovadores tecnológicos, mientras que los anunciantes deben convertirse en marcas sociales y productores de contenido; porque sus audiencias y consumidores ya juegan con estas reglas y en otro plano: se convirtieron en consumidores co-creadores de contenidos (prosumer) y colaboradores en tiempo real.

Veamos algunos datos a nivel internacional:

Aunque pueda resultar algo extremo el concepto, y podamos debatirlo al profundizar, cuando el investigador Damián Fernández Pedemonte dice “la audiencia es el contenido” tiene que ver con esto. Ayer justamente durante el programa Almorzando con Mirtha Legrand se vio un ejemplo puntual. La conductora leyó en vivo una serie de comentarios vertidos en Twitter por una usuaria sobre una de sus invitadas y se generó el consabido debate en la mesa. Lo que pasó acá concretamente fue que el este usuario/audiencia se convirtió en parte del contenido del programa. Todos comentaron lo que estaba siendo publicado en la red en ése preciso momento.

Si bien el dispositivo de visualización es cada vez más personal (tablet, smartphone, etc), la experiencia de consumo y participación es cada vez más socialEl uso combinado de Twitter y la TV ha sido espontáneo por parte del usuario casi desde su inicio, ahora le toca adaptarse a la industria.

Aprovecho para compartir la nota Ver TV y tuitear, la moda que convirtió a los usuarios en críticos despiadados, de Diego Geddes publicada en domingo en Clarín  sobre este tema. Está especialmente enfocada en el rol de los usuarios y aporté algunas ideas.

Update 07-05: Para conocer más sobre SocialTV recomiendo seguir las publicaciones del Observatorio de la Televisión de la Universidad Austral

Tagged with:
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *