A un día de cumplir seis años, renuevo la imagen de La Propaladora y busco también darle un nuevo impulso de posteo a un blog que significa la columna vertebral de mi vida digital laboral de los últimos años.

Es cierto que la llegada de Twitter especialmente, impactó en la disminución de atención de este espacio donde siempre hubo lugar para la reflexión, para compartir ideas con colegas y hasta para entablar algunos debates sobre los temas fundamentales de los medios, el periodismo, la comunicación digital en todas sus dimensiones y las transformaciones que se fueron sucediendo en la Web durante los últimos años.

Por eso, y pese a que pareciera que los tiempos ahora corren más rápido que hace seis años, la idea es retomar y volver a las fuentes. La idea es aprovechar este espacio para seguir analizando esos cambios de hábitos en el consumo de medios digitales, en la producción de contenidos y en los nuevos desarrollos de plataformas y contextos digitales.

Es innegable que hoy la mayor parte de los debates y las conversaciones pasan por otras plataformas donde la dinámica es más fluida, pero también es cierto que una de las grandes virtudes del blog se mantiene intacta: es la mejor plataforma para profundizar sobre los textos y contenidos de análisis y reflexión. Además de ser la mejor herramienta para explorar formatos y generar una real identidad digital.

No quiero dejar de mencionar que el cambio de diseño, en cuanto a color, formato y estructura también busca retomar la simpleza de los primeros blogs donde lo más valioso era el contenido.

Salute y a bloggear!

Tags: