Mariano destaca algunos pasajes de una muy buena entrevista que publica La Nación a Rupert Murdoch (magnate empresario dueño de importantes medios de comunicación y redes sociales como The Wall Street Journal y My Spaces, entre otros).

¿Periodismo en la web o el papel?: «No me importa en qué plataforma aparezcan nuestras noticias, ya sea en papel, la Web o en un aparato móvil o donde sea. En los últimos 10 o 15 años, (los periódicos en EE.UU.) han reducido al máximo sus costos de producción…, pero no en periodismo. Ahora, tienen que hacer recortes en periodismo y van a deteriorarse enormemente…»

En relación a la publicación de los contenidos de sus empresas en You Tube: «Llegamos a la conclusión de que el beneficio que nos proporcionaba promoviendo nuestros programas era mayor que el daño que nos causaba.»

Los problemas que enfrentan los grandes medios de comunicación: «Creo que van a tener que aceptar márgenes de 10% en vez de 30%. Ya no van a hacer los monopolios ricos y sin problemas que fueron.. y algunos van a desaparecer.»

 

5 Responses to Cómo algunos grandes medios buscan adaptarse al nuevo mercado de Internet

  1. José María dice:

    Viniendo de Murdoch este panorama uno no sabe que pensar…¿El aceptó o aceptará reducir el margen en las empresas de su monopolio? No lo creo. Si tuviéramos que guiarnos por la experiencia de la Argentina de los últimos 15 años, lo que han demostrado hasta ahora los monopolios de comunicación es que la variable de ajuste siempre es el periodismo, y así está de pauperizada la profesión y así es de pobre el resultado.

  2. Vanina dice:

    José María: es cierto que las reducciones siempre impactan directamente ( y primero) en los trabajadores. El punto es que aún con eso, las empresas periodísticas deberán replantearse el modelo de negocio, si es que sigue bajando la venta de los diarios.

  3. […] sintonía con la información del post anterior, me entero que el Washington Times en papel dejó de publicarse los sábados. La media diaria de […]

  4. Guty dice:

    Al final Nelson tenía razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *