A raíz de la convocatoria de Vanina, se me ocurrió escribir sobre Agoravox, proyecto europeo que reivindica y aplica la puesta en marcha del muchas veces nombrado ”periodismo ciudadano”. Existe una versión en francés y otra más reciente (todavía beta) en inglés. Ambas se nutren y expanden gracias al aporte de quienes, previa inscripción*, publican sus posts respetando las cláusulas expuestas en una clarísima Política Editorial. Por supuesto, también hay espacio para quienes prefieren sugerir, ampliar, criticar, disentir “desde afuera”, como simples comentaristas.

AGORA VOX El medio ciudadano

A su manera, esta gran bitácora comunitaria retoma la noción de “proNETariado“, elaborada por los especialistas Joël de Rosnay y Carlo Revelli. De hecho, la información difundida es obra de productores independientes de servicios y contenidos online, de personas ajenas a los circuitos mediáticos masivos y “oficiales”.

La actualización de ambas versiones es diaria, y comprende tanto las secciones tradicionales (Política, Economía, Sociedad, Espectáculos, Ciencias) como las categorías correspondientes a informes especiales (entre ellas se destacan El Marketing del miedo, El 11 de Septiembre, La Carrera Presidencial en Francia, La Crisis Climática).

Evidentemente Agoravox le rinde homenaje a aquella plaza pública donde los antiguos griegos se reunían a dialogar y a debatir. Ojalá el ejemplo cundiera en otras regiones del planeta, y el universo blogger se constituyera en un espacio de información verdaderamente alternativa, al menos más rica y menos distorsionada que la que solemos ver/leer/escuchar en los medios impresos y online.

—————————————–
* Un artículo reciente de Agoravox sostiene que son 9000 los autores registrados. Lamentablemente el post no menciona la cantidad de comentarios recibidos pero, igual, esta única cifra mencionada permite medir la envergadura de un proyecto que (¿quién se anima?) sería interesante emular por estas latitudes. 

La spectatrice.-