Una más (El sitio de los fotógrafos de Noticias)

 

8 Responses to 10 años

  1. San dice:

    Lamentablemente -y no sé si de un tiempo acá- ser reportero se ha vuelto un trabajo (¿vocación?) de alto riesgo… ¿cuantas vidas mas se callarán?

    sospiro, ojalá entendieramos…

  2. paovia dice:

    una preguta: ¿El archivo que has subido es .wma? es que este formato no lo reconoce como archivo de audio, a mi me pasó. Después todo los que he subido han sido mp3 así que no se si acepta más formatos.

    esnips.com es una comunidad así que si quieres busca algo de música de otro usuario y comprueba si te pasa lo mismo y me cuentas.

  3. paovia dice:

    Hola, soy yo otravez:

    No hagas caso de lo que te he dicho antes, si se puede subir archivos .wma y de otro tipo, pero estoy probando y la dirección que da, no parece valida para el reproductor de wp o al menos aun no lo he conseguido.

    Pero creo que tu problema puede ser que la canción la has metido en una carpeta “privada” y por eso solo te sale la opción de descarga, crea una carpeta “pública” y ya debería salir el resto de botones.

  4. Parece increíble que ya hayan pasado 10 años. Aún me acuerdo de aquel año en que el “no se olviden de José Luis Cabezas” era un lema diario.

  5. VB dice:

    San: estas en lo cierto.
    Paovia: Voy a tu blog y te comento.

    Matías: Si parece increíble: Pero más aún cuando, como dijo ayer la madre de Cabezas, hoy en vez de recordarlo, de nuevo estén pidiendo justicia. Como al inicio. Porque no sé si sabras, pero de los seis condenados sólo dos estan en la cárcel. A los demás, se les bajó la pena y salieron por buena conducta. Es triste.

  6. Así como Rodolfo Walsh se convirtió en referente ineludible del periodismo censurado y perseguido por la última dictadura militar, José Luis Cabezas parece haberse transformado en nombre obligado cuando pensamos en cierto periodismo empecinado en cuestionar y en “molestar” a los dueños de nuestra raquítica democracia formal.

    La continuidad Walsh-Cabezas remite a una continuidad mucho más abarcativa, que excede el ámbito periodístico. Me refiero a aquella línea que se inicia con las 30 mil desapariciones de 1976/1983 (tal vez antes), y que se prolonga en las víctimas del gatillo fácil, en el asesinato del soldado Omar Carrasco, en la masacre de Avellaneda, en la más reciente desaparición de Julio López, en fin, en todas las víctimas de un sistema regido por el abuso de poder y por una impunidad histórica y total.

    Sin dudas, no está mal conmemorar hechos, fechas, nombres. Pero, por lo visto, me temo que nuestro precario ejercicio de la memoria cambia poco y nada las cosas.

  7. Por desgracia el olvido es mucho y el “No se olviden de Cabezas” en muchos casos ya es sólo una frase.

  8. JP dice:

    En absoluto, Horacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *